domingo, 11 de octubre de 2009

SOBRE LA ÉTICA DEL ABOGADO

La abogacía no es una carrera ni un oficio sino un ministerio; esto en las palabras de Ángel Osorio y Gallardo, y dado que en el transcurso del tiempo la función social que el abogado despliega en la comunidad requiere cada vez de mayor eficacia.

Cuando uno llega al cargo de abogado, entiéndase que es un cargo porque como ya se menciono no es una carrera sino un ministerio, tiene la responsabilidad de guiarse dentro de lo que la sociedad espera de el, esto se traduce que los abogados no vivimos para nosotros si no en función de los demás porque un abogado debe verse identificado su profesión . Una vez escuche en uno de los salones de clase que el docente decía: la abogacía comienza en la Rectitud de la Conciencia lo cual uno como estudiante solo tiene una forma de interpretarlo claro que el do ente continuo con otra frase que tenia q ver sobre el conocimiento acumulado durante la época de universitarios de los abogados. Gran dilema o debiera dicho dicotomía; porque el abogado no se hace con el titulo, sino con todo ese trajín del diario vivir del ver desde su escritorio las pasiones mas diversas de toda la gente que ve en él a un aliado , un amigo que va ser posible que logre sus objetivos . es por 4eso que el abogado debe en ese momento ejercer con orgullo la misión social que se le impone y ser responsable en como aplica ese conocimiento sea poco o abundante pero como lo repito en el abogado en mucho mas importante la rectitud de la conciencia que el tesoro de los conocimientos.

El abogado no solo debe tener un hambre de conocimientos de las leyes imperfectas que nos conducen en esta sociedad; sino también debe tener un sentimiento humano tan grande que le permita absorber ese conocimiento en forma provechosa por que es para eso que todos nos enriquecemos con estudios, para tener una vida practica, para tener un objetivo y para entenderlo en términos jurídicos en interés social y en el marco de la legalidad por así decirlo. Para apoyarme más en esta mi resolución tomo las palabras de nuevo del Ángel Osorio y Gallardo “ quien no tenga mas inspiración ni mas guía que las leyes, será un desventurado ganapán” siempre escucho en todos las clases o en la mayoría de ellas en cuanto a una interpretación dudosa de una ley o norma o hasta en una pedagogía dudosa que suelen expresar los docentes que se refieren a que el DERECHO es lógico y que no responde mas que a los avances o deberían ser mejor llamados retrasos de la sociedad, es por ello que la razón prima más que el tener un código demasiado subrayado de tanto estudio o tener libros con las hojas sucias y dobladas del constante manoseo por la consulta que se haga de ellos.

Para cerrar este ensayo me quería hacer referencia a Eduardo J. Couture autor más estudiado en campos procesales que este, para mala suerte de algunos de los abogados, el decía “ en cuanto a la fe en la libertad, sin la cual no hay derecho, ni justicia, ni paz… esa no necesita explicaciones entre los mandamientos del abogado. Por que si este no tiene fe en la libertad. Mas le valiera, como dice la escritura, atarse una piedra al cuello y lanzarse al mar” con esto se destaca que el abogado es el actor mas necesario dentro de esta sociedad si es que y como debe ser se conduce dentro de la ética y responsabilidad que cae sobre sus hombros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada